29 ene. 2013

La humanidad y salud pública

Mi lazo blanco
 
Esta noche hace tres años; me parece mentira. Rompí aguas en casa y salimos corriendo al Hospital Universitario de Canarias, desde Garimba, un barrio de Guamasa. Nervios, urgencias, al área de maternidad, fuera ropa, pulseras, cadena, rellenar documentación, contracciones, primeros controles, contracciones fuertísimas, monitorización, cambio de camilla, minutos, dolores, carreras, enfermeras, matronas, ginecólogas, se complica, bajan las pulsaciones del bebé,…De repente mucha gente corre en torno a la mesa de quirófano en la que ahora estoy, trato de respirar hondo para que le llegue mucho oxígeno al niño. Alguien trata de amontonar mi abundante melena con algo (luego en la UCI descubro que era un guante), otra me incorpora con muchas prisas para poder inyectarme, en lo que otra me acerca dos documentos que debo firmar, y el anestesista trata de hacer su trabajo, me colocan una pantalla sobre el pecho para poder abrir, creo que circulan una decena de personas a toda prisa, cesárea de urgencia, mi niño viene apurado, tiemblo mucho, de frío, pero más de incertidumbre, siento el calor de una pequeña manta que el anestesista me coloca en los hombros, con su mirada cariñosa trata de tranquilizarme, se llevan al niño a la habitación que está a mi derecha, y enseguida me lo traen, lo han visto los pediatras de urgencia, me lo acercan a la cara y aún con la mascarilla puesta trato de besarlo, emocionada, sin poder moverme, qué lindo con su gorro de venda, sus ojitos.
Desde ese momento, para mí que no había tenido que estar nunca hospitalizada, y la experiencia de sentirme parte de la humanidad fue increíble. Me quedó un íntimo compromiso de agradecer a toda el personal que me ayudó a traer al mundo a esta criatura preciosa, a cada una de las personas que "corrieron" cuando yo no podía correr como lo hacen los amigos de verdad, y que pese a que deben hacerlo todos los días, me trataron como si para ellos fuese también un parto "único", con un nivel de tensión y entusiasmo hermanado conmigo en ese momento que es imposible de olvidar.

Tengo el completo convencimiento de que ese nivel de asistencia vital tiene que ser propio del ser humano en sociedad, de nuestro deber de apoyo mutuo y supervivencia, de nuestro compromiso colectivo y social, único capaz de sacarnos adelante. Y esto sólo se puede conseguir en el entorno de la sanidad pública, que es un derecho de todos, de todas, agradezco de corazón la impagable labor del equipo que me asistió. 

Cuando se privatiza un servicio público como la asistencia sanitaria, hospitalaria y terapéutica, se le arrebata al pueblo la posibilidad y el deber de cuidarse a sí mismo sin que por tal labor esencial se deba extraer beneficios empresariales. Privatizar la sanidad significa entregar este deber social de autoayuda a la infame ganancia de las mercantiles, manos privadas, convirtiendo el deber y el derecho público a la salud en un negocio para unos pocos, inalcanzable para una sociedad cada día más empobrecida. Al mismo tiempo esta tendencia de la política económica que está poniendo en marcha el neoliberalismo económico, al mismo tiempo precariza terriblemente las condiciones laborales de la exprimida plantilla que gestiona, más horas de trabajo, menor salario, deterioro y reducción de las contrataciones, de las condiciones laborales generales del personal de todas los grupos y categorías, recorte de medios sanitarios en general y por tanto una deshumanización de los cuidados que necesita nuestra salud, impidiendo que gran parte de la población acceda al derecho al socorro sanitario.

Las y los profesionales que cada día entregan su trabajo para cubrir esta necesidad social necesitan ahora nuestro apoyo, en una cadena de favores y cuidados, cuidemos nosotras/os también de la sanidad pública, y expulsemos del panorama de decisión política a quien pretende explotar económicamente la social necesidad de atención sanitaria, a quien pretende crear grupos o ghetos de personas excluidas de este derecho en función de sus recursos económicos o de su situación laboral, o de si tiene o no documentación que la acredite como residente legal, o por cualquier razón. Dejemos fuera de escena a quien trate de gestionar el sistema sanitario y la salud como un privilegio del que otorgar concesiones y parcelas de ganancias que generen tajada, a quien no entienda que la necesidad de cuidarnos los unos a los otros es un deber-necesidad natural de nuestra especie, inherente a su supervivencia, un derecho humano, y su financiación y presupuesto debe ser prioritaria frente a las inútiles partidas como la que implica tener tropas en Afganistán, financiar la Casa Real o generar amnistías fiscales a las fortunas creadas con la explotación y la evasión.

El presupuesto general del Estado para el año 2012 implicó una reducción de un 13, 7 % respecto al presupuesto de 2011 en el gasto sanitario. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por su parte determinó un descenso del 21,2%, se eliminó la financiación de las políticas activas de empleo, se redujo un 35,4% la dotación de becas, el 100% de las ayudas a la dependencia, frente a los tímidos recortes de la Casa Real de la que ni siquiera hemos conocido en detalle su presupuesto porque tales datos se ocultan en los PGE desde siempre , o el simple descenso de 1,3 % del presupuesto militar global (todos los vínculos presupuestarios, no sólo el de Defensa). El coste de la participación de España en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad afgana (ISAF) que dirige la OTAN en el país centroasiático supera ya los 2.200 millones de euros desde finales de 2002, cuando se desplegaron los primeros efectivos españoles. El coste de las misiones militares en las que España participa en el exterior se ha elevado desde los 18 millones que el Ministerio de Defensa gastó en 1990 a los 861 que se destinaron en 2011 y 769,08 millones en 2012. Desde 1990 hasta 2012 se ha alcanzado la cifra de 8.090,83 millones de euros de presupuesto liquidado por tropas españolas en misiones militares en el exterior.

En fin, tenemos que ser capaces de comprender y explicar el alcance de todo esto, con todas las herramientas que nos permitan expresarnos, y darnos posibilidad de revertir esta terrible tendencia, en pro de nuestra condición de seres humanos, y en cierto modo un compromiso con la supervivencia de nuestra especie y con la necesaria fibra que nos permita habitar un mundo justo, priorizando la salud y la educación, socializando los cuidados, ante esta economía de barbarie.

Arriba la sanidad y la educación pública. Viva la vida.

Alicia Mujica Dorta                                                                                   27 de enero de 2013
Colegiada 2826 del ICATF






25 ene. 2013

El Foro rechaza la existencia de fraude en dependencia


          
El Foro Social Canario por la Salud y la Sanidad Pública rechaza la existencia de fraude en el cobro de las prestaciones por dependencia en Canarias, fundamentales para favorecer la calidad de vida y de salud a las personas dependientes.
 
El Gobierno canario aseguró el pasado jueves que seguiría la pista a los familiares de los 197 dependientes que según su versión, tras su fallecimiento, continuaron percibiendo las prestaciones a que tenían derecho hablando de un fraude que habría supuesto a las arcas autonómicas un quebranto de 817.479 euros entre 2007 y 2011.
Demasiado rápido se despachó el portavoz del gobierno canario, Martín Marrero, afirmando que se estudiaría cada caso de manera individual para determinar las sanciones que se puedan aplicar, cuando es de sobra conocido que su gobierno ha retrasado hasta el infinito el pago de las prestaciones por lo que mucha gente, demasiada, se ha muerto sin recibirlas. Es más, la mayoría de los beneficiarios de Canarias no ha recibido las prestaciones, con el consiguiente impacto negativo en su salud, tanto de las personas dependientes como de las cuidadoras.
 
Por tanto, no se puede culpabilizar a personas que no han recibido un dinero que está en las arcas públicas y no se pagó a los fallecidos, como señala el Tribunal de Cuentas en un informe, "ha habido falta de comunicación de esas muertes por parte de las autonomías a la aplicación informática del sistema de dependencia, por lo que han recibido una financiación indebida. Sin embargo, continúa el informe, eso no significa que las familias de los beneficiarios fallecidos recibieran el dinero ya que la administración autonómica  sí que dejó de abonarles la prestación al ser informados del deceso". 
Además, hay que tener muy en cuenta, por otro lado, que la ley permite el cobro retroactivo por las familias si el dependiente ha fallecido habiéndosele reconocido el derecho a una prestación que nunca le llegó o que iba con retraso desde la fecha de concesión.
El documento citado deja clara la total descoordinación y errática gestión de las ayudas a la dependencia por parte de los organismos públicos y en cualquier caso, son intolerables las imputaciones de fraude que el portavoz de un gobierno fraudulento, mentiroso, e incapaz como el canario, se permite hacer respecto a los sectores más desfavorecidos y maltratados por el mismo sin que tengan consecuencias, como mínimo, políticas. En fin, una razón más para volver a pedir la dimisión del mencionado portavoz y de la máxima responsable de este desaguisado que no es otra que la consejera Inés Rojas.
23 de enero de 2013
Foro Social Canario por la Salud y la Sanidad Pública





21 ene. 2013

Apoyo a la Marea Blanca de Canarias en la Marea Ciudadana del 23 de Febrero


 
Apoyo a la Marea Blanca de Canarias en la Marea Ciudadana del 23 de Febrero
 
El Foro Social Canario por la Salud y la Sanidad Pública apoya la convocatoria de manifestación unitaria en todo el Estado con la suma de fuerzas que supone la unión de todas las mareas, movimientos sociales, colectivos, plataformas, asociaciones, sindicatos y partidos,  junto con toda la ciudadanía, en una "Marea Ciudadana" que saldrá a la calle el 23-F.
 
Desde 2008 hasta la actualidad el presupuesto sanitario canario ha menguado en más de 500 millones, ahora para 2013 disminuye globalmente en 40,8 millones, 27,7 en el Servicio Canario de Salud aunque por el pago de 190 millones de euros a las farmacias, la reducción real en el mismo es de 218 millones (el 8% de sus fondos). Habrá una nueva reducción de personal y empeorarán los programas de intervenciones quirúrgicas, de consultas especializadas y de pruebas diagnósticas y por tanto las listas de espera. Estamos pues en un escenario de desbordamiento, al borde del colapso del sistema sanitario público canario. A pesar de todo esto, la partida para la concertación de centros sanitarios privados crecerá el próximo año en 3,6 millones de euros. En total serán más de 210 millones de euros (210.332.687) los que se emplearán para la derivación de pacientes de la sanidad pública a la privada durante 2013.
 
Digan lo que digan desde la Consejería de Sanidad, no aceptamos que se atribuya esta situación a la exclusiva responsabilidad del Gobierno de Rajoy. Desde hace muchos años los sucesivos gobiernos de Canarias han optado por descapitalizar y deteriorar la sanidad pública mientras financiaban la sanidad lucrativa privada. Ahora con los nuevos recortes se disponen a darle el golpe de gracia definitivo. Por tanto, en Canarias hay motivos de sobra para que una "Marea Blanca" se lleve por delante a las y los responsables de este estado de cosas.
 
Sigamos el formidable ejemplo del pueblo de Madrid que libra una batalla decisiva para el conjunto de pueblos del Estado, la resistencia debe mantenerse en Madrid y simultáneamente impulsarse en todas las CCAA en una sinergia que defienda el Sistema Público de Salud bajo el principio de "resistir es vencer", y nos toca poner en Canarias todas nuestras energías en dicho empeño, para lograr que el efecto de la resistencia se traduzca finalmente en victoria.
 
Por otro lado, llamamos a los colectivos socio-sanitarios al proceso participativo que hemos abierto en el Parlamento de Canarias en relación con nuestra Iniciativa Legislativa Popular y que termina a finales de febrero. Este proceso se está convirtiendo en una oportunidad de contacto entre colectivos de usuarios y profesionales que fortalezca la defensa y promoción de la salud y la sanidad pública en nuestro archipiélago y la plasmemos también en la Ley Canaria de Salud.
Por todo lo apuntado, proponemos a pacientes, familiares y profesionales, agrupados en colectivos, asociaciones, plataformas y sindicatos, la constitución de una Mesa para la coordinación de la "Marea Blanca" en Canarias, que integre la "Marea Ciudadana" del 23-F y que "inunde" el Parlamento de Canarias para lograr una ley con la que intentar evitar un mayor deterioro de la asistencia sanitaria y de la salud del pueblo canario.
 
Por nuestra parte, en breve, retomaremos las concentraciones en centros de salud en cuanto ultimemos los preparativos para ello, de modo que desarrollemos un proceso ascendente hasta el 23-F. En cuanto se constituya la Mesa de coordinación podrán plantearse objetivos más ambiciosos, con extensión al conjunto de hospitales, centros de atención especializada y centros de salud.
 
La Sanidad Pública no se vende, se defiende.
 
21 de Enero de 2013
 
Foro Social Canario por la Salud y la Sanidad Pública
 
 
 

 
 






20 ene. 2013

Comunicado. Invasión a Mali: el Colonialismo del siglo 21

El Partido Humanista Internacional (PHI) rechaza y condena la intervención militar francesa en la República de Mali, con la pretendida excusa de detener el avance de grupos acusados de terroristas.

Los gobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU) y Francia han armado a los grupos que ahora acusan de terrorismo y han contribuido a abonar un terreno propicio a sus intereses aportando ayuda, asistencia y armas a los sectores fundamentalistas que ahora acusan. El pretexto actual para después justificar su acción es una  supuesta "Guerra contra el terrorismo".No hay excusa militar, económica o política que pueda justificar el uso de la fuerza en las relaciones internacionales. 

Es el control del uranio, el oro, el petróleo, el gas,... la verdadera razón de esta guerra; esta intervención militar sucede después de Libia, de Costa de Marfil, y del golpe en Níger, todas para establecer gobiernos corruptos y afines a la OTAN. 

En cuanto a la población tuareg, por su elección de vida nómada, es discriminada e ignorada desde siglos, a menudo sin acceso a servicios de salud y educación. Víctimas de estas violencias e  injusticias, son ahora manejadas y  sacrificadas con toda la población de Malí en el altar del capitalismo.

Estamos ante el Colonialismo del siglo 21, basado como siempre en la fuerza militar. El capital financiero internacional, la industria, el comercio de armas y algunos grupos empresariales que constituyen el poder fáctico, cuentan con un instrumento organizativo para el saqueo: la OTAN. Comandados por EE.UU los países europeos alineados en la OTAN están empeñados en superar  sus propias crisis económicas invadiendo países  sin importarles causar  daños a la población civil. En otras palabras, se intenta revertir la crisis del sistema capitalista con un colonialismo salvaje 

Malí no necesita bombas, corrupción y sumisión. Independientemente de su origen étnico y su cultura, la población maliense  necesita democracia, dignidad, respeto y  prosperidad. Es facultad del pueblo maliense decidir su futuro.

Los humanistas repudiamos cualquier intervención extranjera en territorio de la República de Mali, repudiamos por su actitud neocolonialista a los gobiernos de, EEUU, Gran Bretaña y al gobierno francés, representante de una falsa alternativa al neoliberalismo llamada "socialismo europeo".

Los humanistas defendemos el derecho de los pueblos a la autodeterminación, poniendo por delante y como valor central al Ser Humano, los Derechos Humanos y el respeto a la vida.

Partido Humanista Internacional - Federación Internacional de Partidos Humanistas.

Paco Vaquero