24 dic. 2011

Trabajadoras de Aena denuncian despidos como represalias

Del colectivo de información al público de AENA Aeropuerto de Tenerife Sur afectados por despidos.


“LOS TRABAJADORES ANTIGUAMENTE CONOCIDOS COMO CHAQUETAS VERDES DENUNCIAN COMO UNA INTOLERABLE ACCIÓN DE REPRESALIA LOS DESPIDOS EFECTUADOS POR AENA AEROPUERTOS S.A”


El colectivo de información al público del Aeropuerto de Tenerife Sur indica que hace unos 7 años varios grupos de trabajadores de diferentes Aeropuertos que realizaban tareas para AENA bajo sus órdenes, pero que, sin embargo, aparecían en las plantillas de diversas subcontratas como EULEN S.A, fueron denunciando por cesión ilegal de trabajadores  a las empresas en cuestión y ganando los juicios, y como consecuencia de ello AENA los tuvo que incorporar de forma efectiva a su plantilla, aunque dilató al máximo la ejecución de las sentencias como estrategia de desgaste.

El colectivo afectado señala que ahora , tras el proceso de segregación y creación de la empresa mixta AENA-AEROPUERTOS S.A continua la presión por haber ejercido “el derecho fundamental a la tutela judicial” que consagra la constitución  vigente, con el agravante de que las cúpulas sindicales de U.G.T, C.C.O.O, y U.S.O sorpresiva y lamentablemente , han respaldado dicha acción represiva empresarialcon la firma de varios acuerdos en Madrid durante el presente año, en dichos acuerdos, a los que han denominado eufemísticamente de “consolidación de empleo”, la empresa se apoya para despedir a trabajadores con contratos indefinidos que en su momento denunciaron por tráfico ilícito de trabajadores y sustituirlos por personas de la bolsa de candidatos en reserva.

Añaden desde el colectivo afectado que AENA cuando inició su proceso de privatización afirmó que garantizaba los puestos de trabajo de sus empleados, sin embargo el próximo 28 de diciembre se harán efectivos numerosos despidos como regalos de Navidad, entre ellos los de una trabajadora en situación de baja maternal, cuyo objetivo principal es represaliar a quienes se atrevieron a denunciar una situación ilícita, menoscabando de esa forma un derecho fundamental: “la tutela judicial”.

11 dic. 2011

Yo acuso y “acoso” Carta abierta al alcalde de La Laguna

(12° aniversario - Patrimonio de la Humanidad)


Usted y otros alcaldes de ciudades Patrimonio de la Humanidad acaban de redactar un manifiesto rebelándose contra el “acoso” que sufren por la gestión de sus respectivas ciudades históricas. Piden que no se dude de su “honorabilidad” y que se presenten un “aval y prueba” de las acusaciones. Señor alcalde, yo (como un número creciente de personas e instituciones canarias) dudo de su “honorabilidad” en la gestión del casco histórico lagunero. Y como “aval y prueba” pongo (otra vez) a su disposición mis repetidas denuncias en los medios canarios y nacionales desde 2006, además de un informe que presenté en la oficina de gestión del centro histórico en 2008. Entre mis denuncias, figura la destrucción de los restos de un callejón del siglo XVI en pleno centro en 2008. Si algo tengo, son pruebas.

Yo le acuso de promocionar desde su ayuntamiento la mentira de que a La Laguna se le concedió el título de Bien Cultural-Patrimonio de la Humanidad por el trazado de sus calles. Esto es rotundamente falso. La Laguna recibió el título por “la ciudad en su conjunto”. Es decir, por el parcelario y la estructura de todas y cada una de sus casas protegidas (desde la fachada hasta la huerta trasera), el equilibrio en la altura de las casas, las fachadas de estilo vernáculo… y sobre todo por una mezcla única de viviendas de distintas clases sociales (desde palacios a casas terreras). Esta mezcla no existe en Vegueta o La Orotava. Sólo en La Laguna.

Le acuso de haber declarado la guerra al tipo de casa más débil: la casa terrera. ¿La prueba que me avala? Siendo usted alcalde, casi han desaparecido del centro del casco histórico. En la calle Carrera no queda ninguna, en San Agustín sólo una (convertida en una tienda turística) y en Herradores apenas sobreviven dos intactas. Cuando en 2007 fue elegido alcalde, en Herradores había cuatro más. Usted trata las casas terreras como prisioneros en un campo de exterminio.

Le acuso de no velar por los intereses de los ciudadanos, sino del interés privado. ¿Quiere pruebas? Montserrat Ríos lleva casi dos años en los tribunales debido a los daños provocados en su vivienda histórica por una obra aledaña que destruyó tres casas terreras en la esquina de Herradores con Viana. Además, el constructor arrasó ilegalmente con una casa terrera protegida del siglo XVIII y sólo dejó la fachada. Usted no ha ayudado a Montserrat. Pero, su ayuntamiento sí acudió rápidamente a defender el interés privado. En el tiempo récord de seis meses, intervino ante el Cabildo para desbloquear un informe que paralizaría las obras de un centro comercial a escasos metros de la plaza del Adelantado. Su ayuntamiento defendió los intereses del Grupo Número 1 y ahora se construirá el centro comercial.

Y mientras tanto, usted estrangula al pequeño y medio comerciante del centro histórico, el cual se está quedando en manos de franquicias multinacionales. Los ciudadanos se quejan de los altos precios en los pequeños y medianos comercios. ¿Por qué el ayuntamiento no cuenta con programas de microcréditos y de desgravación fiscal para ayudar a estos comercios como ocurre en otras ciudades europeas?

Le acuso de no rodearse de una comisión de expertos para la gestión del centro histórico. Su Consejo Municipal de Patrimonio Histórico fue simplemente un montaje pre-electoralista. Le acuso de mantener en el cargo como máxima responsable de la gestión del centro histórico a la empresa de construcción Arquitectura Urbanismo y Cooperación, S.L. – una multinacional que opera en más de 15 países y de la que es accionista la señora Cerrillos. ¿Acaso no es ya suficiente con ver nuestras costas en manos de mafias y multinacionales turísticas? Esta empresa ha transformado el centro de La Laguna en una “playa” con calles convertidas en terrazas turísticas. Por eso, no sorprende que, aparte de usted, una de las pocas personas en Tenerife que defiende la empresa de Cerrillos sea el empresario turístico Pedro Luis Cobiella. ¿Cómo es posible que una ciudad patrimonio de “toda la humanidad” esté gestionada por una empresa privada pagada con fondos públicos? ¿Qué es lo próximo? ¿Convertir el Palacio de Nava en un hotel-pastiche de lujo como el Gran Hotel Bahía del Duque?

Usted, señor alcalde, ha permitido que el centro histórico de La Laguna haya sido privatizado silenciosamente delante de nuestras narices. Dudar de su “honorabilidad” es un eufemismo. Con una gestión como ésta, a usted, ni los laguneros ni la historia le absolverán.


 Álvaro Santana Acuña
Historiador y sociólogo. Universidad de Harvard
Correo electrónico: asantana@fas.harvard.edu


10 dic. 2011

Declaración de Mundo sin Guerras y sin Violencia ante la situación en Siria

Desde Mundo sin Guerras y sin Violencia observamos los dramáticos sucesos de los últimos meses en Siria con profunda preocupación. Está claro que las protestas populares no-violentas en Túnez y Egipto no sirvieron de modelo en el caso de Libia. Allí los gobiernos europeos y los EEUU en vez de reforzar las iniciativas de lucha pacífica y no-violenta apostaron por reforzar la parte de confrontación armada. 


Hoy ya se ha derrocado a Gadafi pero, como en el caso de Irak y otros, Libia se encuentra totalmente devastada y en una situación de desastre social, con indefinido número de muertos, heridos y mutilados física y síquicamente que van a tardar décadas en recuperarse y donde contrariamente a lo que se publicitaba no se ve crecer la democracia sino que asoman los fundamentalismos. Nos tememos que en Siria estemos asistiendo a una repetición de la misma situación.

Es muy evidente que los ciudadanos sirios frente a la dictadura y represión del gobierno, en su gran mayoría, responden de forma pacífica, pero también es cierto que han ido creciendo los grupos armados que parecen estar financiados y respaldados desde intereses no explícitos pero del entorno de los EEUU, Israel y algunos otros estados que vienen poniendo su mirada desde hace años en derrocar al régimen sirio. Por otro lado ya ha habido manifestaciones de los gobiernos de Rusia y China que no están dispuestos a que se repita lo sucedido en Libia, ahora en el suelo Sirio. La desestabilización de la zona puede tener consecuencias imprevisibles.
Ante esta trágica situación, expresamos nuestra preocupación y pedimos:
- que cese la represión del gobierno sirio sobre ciudadanos inocentes que se manifiestan pacíficamente y que se abra un proceso electoral donde los sirios puedan darse un gobierno elegido por el pueblo.
- que los gobiernos occidentales encabezados por EEUU, el Reino Unido y Francia dejen de apoyar, financiar y entregar armamento a la oposición beligerante y apueste definitivamente por una salida sin enfrentamiento bélico.

Reiteramos:
- Nuestro apoyo a toda protesta no-violenta y pacifica en Siria por parte de la población que lucha por mejorar sus condiciones de vida, al tiempo que rechazamos las vías de la violencia y la confrontación bélica.
-La necesidad de reforzar la búsqueda de vías pacificas y no violentas, como ya se han desarrollado en varios países, pues son las únicas formas con las que verdaderamente se avanzará en este mundo tan convulso. La violencia engendra más violencia y esto hoy puede tener repercusiones inimaginablemente graves en la esfera mundial dado el delicado momento en el que estamos.
Esperamos que cese la represión y el derramamiento de sangre en Siria lo antes posible para que pueda comenzar una nueva época donde se manifiesten las más profundas aspiraciones de su pueblo.

6 dic. 2011

Reflexión de filosofo esloveno: El violento silencio de un nuevo comienzo


Slavoj Zizek

Qué hacer después de la ocupación de Wall Street, de que las protestas que comenzaron lejos (Oriente Próximo, Grecia, España, Reino Unido) hayan llegado al centro y ahora, reforzadas, estén volviendo a extenderse por el mundo? Uno de los grandes peligros que afrontan los manifestantes es el de enamorarse de sí mismos, de lo bien que se lo están pasando en los sitios ocupados. En San Francisco, en una concentración de solidaridad con Wall Street, el 16 de octubre de 2011, se oyó una invitación a participar en la protesta como si fuera una concentración jipi de los años sesenta: "Nos preguntan cuál es nuestro programa. No tenemos programa. Estamos aquí para pasárnoslo bien".

Organizar una feria es barato; lo verdaderamente importante es lo que queda al día siguiente, en qué cambia nuestra vida diaria. Los manifestantes deben enamorarse del trabajo duro y paciente. No son un final, sino un comienzo, y su mensaje fundamental es: se ha roto el tabú, no vivimos en el mejor mundo posible, y tenemos el derecho, e incluso el deber, de pensar alternativas. En una especie de triada hegeliana, la izquierda occidental ha vuelto a sus principios: después de abandonar el llamado "fundamentalismo de la lucha de clases" por la pluralidad de las luchas antirracistas, feministas, etcétera, el problema fundamental vuelve a ser el "capitalismo".

La primera lección debe ser: no debemos culpar a personas ni actitudes. El problema no son la corrupción ni la codicia, es el sistema que nos empuja a ser corruptos. La solución no es "la calle frente a Wall Street", sino cambiar este sistema en el que la calle no puede funcionar sin Wall Street.

Queda mucho camino por recorrer, y pronto habrá que abordar los interrogantes verdaderamente difíciles, no sobre lo que no queremos, sino sobre lo que queremos. ¿Qué organización social puede sustituir al capitalismo actual? ¿Qué tipo de dirigentes necesitamos? ¿Qué órganos, incluidos los de control y represión? Es evidente que las alternativas del siglo XX no han funcionado. Aunque la "organización horizontal" de las multitudes concentradas, con su solidaridad igualitaria y sus debates abiertos, resulta emocionante, no debemos olvidar lo que escribió Gilbert Keith Chesterton: "Tener la mente abierta, en sí, no es nada; el objeto de abrir la mente, como el de abrir la boca, es poder cerrarla con algo sólido dentro". Lo mismo ocurre con la política en épocas de incertidumbre: los debates abiertos tendrán que fundirse en nuevos significantes fundamentales, pero también en respuestas concretas a la vieja pregunta leninista: "¿Qué hacer?".

Es fácil responder a los ataques conservadores directos. ¿Son antiamericanas las protestas? Cuando los fundamentalistas conservadores aseguran que Estados Unidos es una nación cristiana, conviene recordar lo que es el cristianismo: el Espíritu Santo, la comunidad libre e igualitaria de creyentes unidos por el amor. Los manifestantes son el Espíritu Santo, mientras que, en Wall Street, los paganos adoran a falsos ídolos. ¿Son violentos los manifestantes? Es cierto que su lenguaje puede parecer violento (ocupación y otros mensajes similares), pero lo son en el sentido en el que era violento Mahatma Gandhi. Son violentos porque no quieren que las cosas continúen como hasta ahora. ¿Pero qué violencia es esta comparada con la necesaria para sostener el buen funcionamiento del sistema capitalista mundial? Se les llama perdedores, pero ¿no están los verdaderos perdedores en Wall Street, y no les hemos rescatado con nuestro dinero, cientos de miles de millones? Se les llama socialistas, pero, en Estados Unidos, ya existe un socialismo para los ricos.

Se les acusa de no respetar la propiedad privada, pero las especulaciones que desembocaron en la crisis de 2008 aniquilaron más propiedad privada, ganada con esfuerzo, que si los manifestantes se dedicaran a hacerlo noche y día; baste recordar los cientos de hipotecas ejecutadas.

No son comunistas, si por comunismo nos referimos al sistema que se vino merecidamente abajo en 1990; y recordemos que los comunistas que quedan hoy gobiernan el capitalismo más despiadado que existe (China). El éxito del capitalismo comunista de China es un mal presagio de que el matrimonio entre capitalismo y democracia está aproximándose a un divorcio. El único sentido en el que se les puede llamar comunistas es que les importan los bienes comunes —los bienes comunes de la naturaleza, del conocimiento—, que el sistema está poniendo en peligro.

Les desprecian por ser soñadores, pero los auténticos soñadores son quienes piensan que las cosas pueden seguir indefinidamente como están, con meros cambios superficiales. No son soñadores, son el despertar de un sueño que está convirtiéndose en una pesadilla. No destruyen nada, reaccionan ante la autodestrucción gradual del propio sistema. Todos conocemos la típica escena de dibujos animados: el gato llega al borde del precipicio, pero sigue andando, sin saber que ya no tiene suelo bajo los pies, y no se cae hasta que no mira hacia abajo y ve el abismo. Lo que están haciendo los manifestantes es recordar a quienes tienen el poder que deben mirar hacia abajo.

Esa es la parte fácil. Los miembros del movimiento deben cuidarse de los enemigos y, sobre todo, de los falsos amigos que fingen apoyarles pero ya están haciendo todo lo posible para diluir la protesta. Igual que nos dan café descafeinado, cerveza sin alcohol, helado sin grasa, el poder intentará convertir las protestas en un gesto moralista e inocuo. En el boxeo, "abrazarse" es agarrar el cuerpo del rival con los brazos para impedir o dificultar los golpes. La reacción de Bill Clinton a las protestas de Wall Street es un ejemplo perfecto de abrazo político; Clinton cree que las protestas son "en conjunto… algo positivo", pero le preocupa que la causa sea tan difusa: "Deben defender algo concreto, no solo mostrarse en contra, porque, si se limitan a estar en contra, otros llenarán el vacío que han creado", dijo. Clinton sugirió que los miembros del movimiento apoyen el plan de empleo del presidente Obama, que, según él, creará "dos millones de puestos de trabajo en el próximo año y medio".

A lo que hay que resistirse en esta etapa es precisamente a ese deseo de traducir rápidamente la energía de la protesta en una serie de demandas "pragmáticas" y "concretas". Es verdad que las protestas han creado un vacío: un vacío en el terreno de la ideología hegemónica, y hace falta tiempo para llenarlo como es debido, porque es un vacío cargado de contenido, una apertura para lo Nuevo. Los manifestantes salieron a la calle porque estaban hartos de un mundo en el que reciclar las latas, dar un par de dólares a obras benéficas o comprar un capuchino en Starbucks porque el 1% va al Tercer Mundo basta para sentirse a gusto. Después de externalizar el trabajo y la tortura, después de que las agencias matrimoniales hayan empezado a externalizar incluso las relaciones, vieron que llevaban mucho tiempo dejando externalizar sus compromisos políticos, y quieren recuperarlos.

El arte de la política también es insistir en una demanda concreta que, aunque sea totalmente "realista", trastorna la ideología hegemónica, es decir, que, pese a ser factible y legítima, en la práctica es imposible (por ejemplo, la sanidad universal en Estados Unidos). Después de las protestas de Wall Street, debemos movilizar a la gente por esas demandas, pero es muy importante permanecer alejados del terreno pragmático de las negociaciones y las propuestas "realistas".

No debemos olvidar que cualquier debate que se haga aquí y ahora seguirá siendo necesariamente un debate en el campo enemigo, y hará falta tiempo para desplegar el nuevo contenido. Todo lo que digamos ahora nos lo podrán quitar (recuperar); todo menos nuestro silencio. Este silencio, este rechazo al diálogo, a los abrazos, es nuestro "terrorismo", tan amenazador y siniestro como debe ser.

Fuente: http://www.attac.es/el-violento-silencio-de-un-nuevo-comienzo/

3 dic. 2011

¿Qué es ser humanista hoy?

Ser humanista:

1. Es tener como valor central al ser humano y no al dinero o cualquier otra cosa.
2. Es luchar por la paz y la no violencia afuera y adentro de nosotros.
3. Es reconocer la diversidad y verla como algo positivo.
4. Es luchar contra toda forma de discriminación económica, racial, étnica y cultural.
5. Es trabajar por conseguir igualdad de oportunidades para todos.
6. Es apoyar el desarrollo de la ciencia y del conocimiento.
7. Es defender la libertad de creencias y de ideas.
8. Es repudiar todas las formas de violencia: física, económica, racial, religiosa, psicológica, y llevar adelante en nuestra acción cotidiana la metodología de la no-violencia activa.
9. Es querer llevar a la práctica aquello de "¡trata a los demás como quieres que te traten!".
Hoy está triunfando provisionalmente la cultura del antihumanismo, pero observamos que los triunfadores de hoy no tienen asegurado el futuro...
Una nueva sensibilidad comienza a expresarse en todo el mundo. No es la espiritualidad de la superstición, ni de la intolerancia, ni del dogma, ni la violencia religiosa, no son las creencias en las viejas tablas ni en los desgastados valores. Es la espiritualidad que ha despertado de su profundo sueño para impulsar a los seres humanos en sus mejores aspiraciones.


Por eso te invitamos a que participes y sumes tu esfuerzo en la construcción de esta naciente civilización planetaria, que deberá superar esta última etapa de crisis e infortunios de la historia humana...


Pero se trata de una construcción que hacemos en conjunto, incluyendo una profunda renovación en nuestras vidas: transformación externa simultánea con la transformación interna.
Y todo esto se dice como orientación y que cada cual elija lo que mejor considere para su vida. 

Silo
¡La no-violencia es la fuerza que transformará el mundo!




La guerra que se prepara


Con mas pena que gloria, hace pocos dias ha  terminado la campaña electoral, cumpliendose los pronosticos que ya todos sabiamos.
Pero creo que los humanistas  hemos sido los únicos que hemos tomado como tema central EL DESARME.  Al decir Desarme nos referimos a la necesidad de eliminar los arsenales nucleares, que son hoy la mayor amenzaza para la humanidad y el medio ambiente, pero tambien nos referimos a desmontar un sistema basado en la violencia que  no da mas de sí y que no tiene reforma posible. En nuestros materiales decíamos: los pueblos quieren la paz, pero los gobiernos están preparando la guerra.
En los últimos días se ha hecho muy evidente esta intención:
Despues de que el Gobierno de Zapatero tomara la decisión de incluir a España en el proyecto de defensa (¿no seria mejor decir ataque?) de los Estados Unidos y de la OTAN mediante el escudo antimisiles que pretenden instalar en Rota, Rusia ya ha amenazado con romper los tratados de contención de armamento
Los medios de comunicación comienzan a presentar como necesaria e inevitable la intervención militar en Siria o Irán.
Los especuladores internacionales huelen el negocio y comienzan a acaparar reservas de petróleo, en previsión de la escasez que habrá si se interviene en Irán.
Y por último, ya es evidente  que la guerra y el desastre que supone, para algunos es una oportunidad de reactivar sus negocios y de multiplicar sus beneficios, tal como sucedió en la Primera y Segunda guerras mundiales, que fueron precedidas por agudas crisis económicas.
Como siempre ha sucedido, hay intereses a favor de la guerra.
Pero tambien hay toda una sensibilidad en contra en la mayoria de la población. Esta sensibilidad  puede crecer exponencialmente y desencadenarse en cualquier momento, como sucedió en nuestro país en las protestas contra la guerra de Irak. Si se pudiera relacionar de manera sencilla y comprensible la posibilidad de la guerra con las situaciones mas cotidianas que estan sucediendo habriamos dado un gran paso para movilizar a la población en dirección a impedir esa guerra.
En el caso del escudo antimisiles es obvio que la participación en un proyecto tan significativo ha sido decidido sin pasar por un debate o una consulta al pueblo, ni siquiera ha pasado por el Parlamento. Quizas sea este un indicador de que los "ideologos" de esta "brillante" decisión saben que si se hubiera producuido la discusión en las plazas públicas, la oposición que se hubiera levantado hubiera sido enorme. Además no hay que rascar mucho para comprobar que piensa la gente del gasto militar cuando estan recortando gastos de sanidad, de educación, de servicios públicos básicos.
Pero quizás si profundizamos un poco más, las consecuencias no solo se quedan en el ambito de lo político. Las guerras indudablemente fortalecen el odio, el temor, el resentimiento, la intolerancia y cierran el paso al futuro que la mayoría quiere.¿ Como podemos imaginar un mundo nuevo libre de violencia, y con otro tipo de  relaciones con este modelo?. No es posible.
Ahora bien imaginemos al contrario, ¿que pasaría si millones de personas se movilizaran contra ésta y todas las otras guerras?¿ Si los habitanteses de  cientos  de ciudades de Europa, America, Africa y Asia sintonizaran con este fin?  Esa fuerza seria inmensa, apoyada en la enorme diversidad de gente de distintas culturas, edades, situaciones, pero coincidentes en rechazar la guerra como medio de resolver conflictos. Esta no es una convicción muy elaborada, sino que surge de adentro, de lgo amuy profundo, y si se expresa puede barrer con otras diferencias  colaterales que son un impedimento.
Se generaría una muy buena condición para imaginar nuevas aternativas, se podria saltar por encima de las diferencias religiosas, economicas, raciales, y estaríamos infinitamente mejor para los grandes cambios que se necesitan.
Por eso insistimos. Este es el desafío, no solo nuestro, sino de todos los que aspiran a un mundo mejor. Si quieres un mundo nuevo, desarma el sistema.